domingo, 10 de abril de 2016

Y pues qué.

No se va el miedo a fracasar, más del debido según creo, pero tampoco la indecisión a actuar pronto en lo que he dado en llamar mi (difuso) sueño académico, mi redención (si funcionó en George W. Bush por qué no en mí). Por lo pronto no iré a la Harvard Business School, pero ando en una muy parecida, al menos así lo siento.
Reanudé mi lectura de Mankell, empezando con "Asesinos sin rostro". Buen manejo del lenguaje, de las atmósferas y aún mejor el estudio de un Kurt Wallander que sufre su vida personal, su alimentación, que ya sé según la televisión que se la va a cobrar caro a su cuerpo algún día, y el caso en que está ocupado en esta buena novela. Tanto qué leer, y eso me hace pensar en tanto qué ver, tanto qué vivir, tanto qué trabajar, y lo que más me enoja, tan poquito que he hecho y eso que ha pasado mucho, mucho tiempo.
No pude dormir ni un minuto esta tarde de domingo, después de una mañana pesadita en el negocio mis padres, desde las 9 y doce de la mañana, hora en que levanté la cortina metálica hasta la hora del cierre.
Una más y ya, lo prometo... Bueno, no sé.
El aire acondicionado se siente frío en la gran sala del centro de convenciones de la ciudad. Organiza el evento el gobierno del estado, con apoyo del municipio y otras dependencias como la secretaría de fomento económico, la secretaría de fomento al empleo, la secretaría de fomento emprendedor y la secretaría de fomento al fomento que eso sí, le dan mucho empleo a mucha gente y ya es bastante función social.
La licenciada Maléfica Garza, directora de reclutamiento y capital humano del Corporativo, de pie a un lado de la puerta de salida, traje sastre Brooks Brothers, reloj Michael kors, blusa abierta hasta el segundo botón Express (el toque on the ground según ella), zapatos Nine West. En una mano sujeta un montón de folletos con la información de la empresa, cultura organizacional, desarrollo profesional y la promesa de un plan integral del capital humano a través del global trainee program más competitivo, company camping program, multicultural congress, y el business Summit world que cada año se celebra en Miami, éste último que le da flojerita porque se lo sabe de memoria.
La mano que sujeta los folletos mira al suelo, la otra, toca suavemente su largo y delgado muslo, apretado en el pantalón oscuro del caro conjunto de dos piezas que viste, y a ratos adquiere la postura de pistolero, pero ella aguanta.
En eso se aproxima un chico, traje azul marino, camisa azul rey y cobata gris, impecablemente peinado y que despliega seguridad en sí mismo, potencial y compromiso. Ella espera a que pase obligadamente por la puerta donde termina el magnoevento Expo Empleo, al que la invitaron, pero que no siente muy a gusto porque luego...
Ella le habla al joven que se acerca "Chico, ¿qué carrera estudiaste?". Así sin más. El joven responde sorprendido. No hay un buenos días, un hola, un soy representante de la empresa..."Yo estudié..Arquitectura", responde el joven impecablemente vestido. La licenciada Maléfica no oculta una ligera mueca, una contracción de labios, una pausa de repulsión de dos, tres segundos que parece que ella cuenta a propósito. "Gracias". Y entonces Ella se aleja un poco, y él al menos espera un folleto con la información del corporativo, una presentación, un mi nombre es. Pero nada. Y al joven impecablemente vestido y presentado le dan ganas de decirle a la bella desconocida "Chinga a tu puta madre, hija de la rechingada". Al fin no le van a dar trabajo, y si lo corren, ya se va. Pero él se aguanta y sigue su camino.
Y jamás sabrá que el nombre de esa hija de la rechingada es Licenciada Maléfica, directora de Reclutamiento y Capital Humano del Corporativo.
Y así ha pasado, tantas, tantas veces.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

595. Martes, 25, 07, 2017.

Todavía seguimos esperando la comunicación de Lalo Bendeck Cordero, quien se encuentra en algún lugar de Almería, España, colaborando en el...