jueves, 7 de abril de 2016

El dolor.

No entiendo el porqué de mis deseos. Sufro por una pluma Parker Jotter, un despachador de post its estilo pop-ups, por un libro más de Michael Connelly, por un reproductor de Blu Ray, por un reloj Casio G Shock (imposible, usted nació para usar el F91 W).

Hoy me levanté con mucha dificultad y temprano, para ir al municipio a pagar un predial muy atrasado. Un bonito saludo de Mary, excelente cajera de Tesorería, 296 pesos, y dos fotocopias después, llegué a abrir el negocio de mis padres. 

Ninguna comunicación, ninguna respuesta a mis solicitudes de empleo que volví a lanzar con agresividad el domingo. Es que ya me quiero ir de Ciudad Valles, pero sé que lo voy a lograr. Pronto escribiré más líneas, desde Tijuana, Nuevo Laredo, tal vez Tampico, tal vez donde haya, pues.

Mientras tanto, busco un bálsamo que me ayude a vencer esos deseos por la materia. 

Lunes en la mañana.

La puerta automática del Corporativo se abre. La deslumbrante luz del exterior apenas deja ver el perfil esbelto, alto, y tal vez esa incertidumbre en lo que se ve refuerza el sonido fuerte  del paso firme, determinado, de los tacones sobre el piso de porcelanato en tonos crema. Cuando la licenciada Maléfica Garza, Directora de Reclutamiento y Capital Humano se dispone a entrar a su despacho, el chico de la UNI la llama. "Licenciada, ahí está la persona que usted citó para entrevista de trabajo. Cumple los requisitos". Ella frunce el ceño, recuerda, e interroga al chico de la UNI. "¿Edad máxima 28 años y 6 años de experiencia en puesto similar?" "¿Auto propio y modelo no menor a 2015?" "¿Responsable, proactivo, dinámico, orientado a resultados?" "¿Experiencia laboral o educativa en dos países, Estados Unidos o Centroamérica no cuentan?" "¿Carta de recomendación de un Premio Nóbel literatura no cuenta pues para eso cualquiera?" "¿Pensamiento sistémico?" El chico de la UNI responde con disciplina, Sí, Sí licenciada, claro licenciada, sí la carta está notariada, claro, desde luego, sí...
Ella responde al abrir por fin la puerta "¿A ver? ¿Demostró haber leído a Peter Senge?" El chico de la UNI afirma y dice "Sí, aprobó el ensayo sobre La Quinta Disciplina aplicada a temas de Administración del Conocimiento".
La licenciada Maléfica Garza suspira y responde. "Dile que...a partir del miércoles nosotros nos comunicamos con él". El chico de la UNI insiste. "Pero licenciada, si usted lo mandó llamar para hoy la está esperando desde las 8 am". Ella lo mira detrás de sus lentes de sol Ray Ban, igualitos a los que usó Emma Stone alguna vez. "El miércoles, chico, graaaacias".

Y nunca le llamaron.
Es la licenciada Maléfica.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

615. Jueves 21 de 09 de 2017.

El problema es que me estoy engañando desde aquel nefasto 4 de junio, la noche de la victoria de Alfredo del Mazo Tercero. La otra catástro...