lunes, 29 de febrero de 2016

La frase del día.

Aprenda a confiar.

Inventarios y andamios.

Poquito antes de las tres de la tarde de ayer y muy cansado, cerré el negocio de mis padres para no volver durante el resto del día. No comí al llegar. Busqué una mercancía que faltaba, revisé el calentador de agua (caro artefacto de gas L.P.) y me encerré en mi recámara. Prendí la televisión.
Como a eso de las cuatro y media me tomé una coca cola zero y sería por eso que no pude dormir un poco. Para las siete de la tarde-noche me comí uno de los mejores sándwiches de sardinas que he probado jamás. El tiempo transcurrió viendo una película sobre venganzas, persecuciones y redenciones, con Billy Bob Thornton, Dwayne Johnsson (Faster) y una chica muy guapa que creo haber visto en la serie Californication. Recibí un mensaje de Paco comentando el enigma de la Casa Curutchet (¿cómo harían esos prefabricados?) y ya no presté tanta atención al televisor. Tampoco pude sujetar mi libro (el único) de Norman Mailer más de un minuto. Apagué mis luces después de las once de la noche y me desperté con un vistazo a una película (creo que se llama El Mejor Año) del Maestro Steve Martin, Owen Wilson y Jack Black, que veré completa alguna vez.
Pero hoy me siento mucho mejor.
 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

615. Jueves 21 de 09 de 2017.

El problema es que me estoy engañando desde aquel nefasto 4 de junio, la noche de la victoria de Alfredo del Mazo Tercero. La otra catástro...