viernes, 19 de febrero de 2016

Deseos, experiencias, imaginaciones.

Una buena noticia, la celebración de la Feria del Libro en el Palacio de Minería, escenario inmejorable para ese gran evento. De repente quisiera ver un stand dedicado a la teoría de sistemas, ver ejemplares de Peter Senge y de Russell Ackoff en orden cronológico, una edición comentada de "La Meta" de Goldratt, una guía rápida de modelos así del tipo de Stafford-Beer y su aplicación práctica, un prototipo de libro de texto como asignatura obligatoria, tal vez. 

El martes me llamó por celular B. Tenía mucho tiempo que no sabía de ella. Ocupaba un plano oficial. Yo accedí con gusto, pero con incertidumbre, ante los hechos que han ensombrecido mi relación con el Ayuntamiento, esperando que ésta mejore. B. es Arquitecta, y es un año mayor que yo. Nos conocemos desde niños, y a pesar de ello, creo que en esa etapa nunca intercambiamos palabra. En el colegio de monjas donde estudié y me esforcé hasta lo indecible por sacar buenas calificaciones que me redituaron una beca de Excelencia en el TEC (sí, misión complicada pero cumplida), B. formaba parte del grupo de las niñas más bonitas del colegio, que ya era mucho decir, pues era en ese entonces la institución privada más cara de la ciudad. Eran B., Anilú, Romina, Cathy, Diana, Sandra, Daniela, y otras que ya no recuerdo. Yo estaba convencido que el tiempo no iba a pasar nunca,  de que la mejor película de todos los tiempos, o al menos, el gran filme americano,  iba a ser definitivamente "El Guardaespaldas" de Whitney Houston y Kevin Costner. De que la canción que nunca iban a dejar de tocar en la radio era "please don´t go" de KWS o Double You. Igual con Christian Castro y "No podrás".
El jueves comencé a dibujar el plano arquitectónico a las cuatro en punto de la madrugada. No pude hacerlo antes y no sabré decir por qué. Cansancio, hartazgo, miedo al rechazo de parte de Obras Públicas Municipales, una situación que lleva ya cuatro años, y luego que por qué me quiero ir de la ciudad.
El trabajo fue entregado en el negocio de mis padres como a eso de las diez de la mañana. B. impecable, en pantalón de mezclilla y una blusa de manga larga muy juvenil. Ella no se bajó de la ventanilla de su camioneta, impecable también, y casi tan bonita como ella. Hoy B. tiene 39 años, nos conocemos desde niños y los cumplidos no valen por ese hecho, pues casi casi la considero como familia, no puedo verla de otro modo. Es que ya son muchos años. Los 600 pesos que me pagó me cayeron muy bien. Ya sé que otro arquitecto hubiera cobrado al menos 1,800 pesos aquí en esta ciudad. Y que en otra al menos 7,000. Pero estamos en Ciudad Valles, estimo a B., sentí mucho miedo de hacer ese trabajo, me inmovilizó mi rabia hacia los malos tratos que desde hace cuatro años vengo recibiendo de Obras Públicas Municipales, y pues no hay más chamba y ya no sé qué estoy haciendo.

La realidad alternativa.

Estoy entre luchar por una redención que empiezo a asomarse, e imaginar mis deseos, que no sé si se valga. Un reencuentro entre Jerry Seinfeld, Cosmo Kramer, Elaine, y George. En una película o un episodio especial de televisión. 
Quiero tomarme un café americano y una rebanada de pastel con Marcelo, en Monterrey, y platicar sobre arquitectura, la chamba, los maestros, y sentirme tranquilo y relajado, en medio de una apacible intranquilidad. Y después irme a encerrar a un hotel en la avenida Garza Sada.
Quiero ver por enésima vez la película "Clear and present danger" con Harrison Ford, y pensar en el idealismo, hacer lo correcto, poner la verdad por encima de todo.
Quiero ir al puerto de Tampico, pasearme por la zona centro y comprar pan de dulce en una de sus panaderías, y regresar en autobús a Ciudad Valles antes que anochezca.
Quiero ganar un poquito más de dinero como Arquitecto, y saber cómo hacerle, porque ser proactivo y pensar en términos de sistemas ya vi que no es suficiente.

Gracias.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

648. Viernes 17 de noviembre, 2017.

1. Después de muchos años, me he dado cuenta el día de hoy, que la semana solamente tiene cinco días. Es relevante porque era algo que habí...