miércoles, 12 de agosto de 2015

El aforismo del día.


Da tristeza vivir en un país donde tan poquita gente gana tanto dinero, y la mayoría de la gente no ganamos tanto. Es el aforismo del día.

Y valga la expresión porque mañana llegan a preguntar por un encargo que no se pudo hacer por una cuestión de precio. La persona a quien le encomendé esta misión especial y que no diré quién es manejó un presupuesto más bien alto.
Yo entiendo la situación. Un colega que estudió en la Facultad de arquitectura de la Universidad de Tamaulipas, una institución que me intriga, que admiro y que tengo muchas ganas de conocer, no tuvo necesidad de decirme que él la pasó muy mal en sus años de estudiante, y que sus padres, una maestra de escuela y un artesano, se sacrificaron hasta el límite con tal de darle una educación superior a este amigo. Él tampoco tuvo necesidad de decirme que algún día todos seremos llamados a cuentas, y que del tamaño de los privilegios que hemos tenido, es el tamaño de las responsabilidades y también, que al que más se le ha dado, se le exigirá más.  
En cuanto escuché sus pretensiones económicas, diré que ahí la dejé.
Tendré que hablar por la persona que espera un trabajo que jamás podrá tener, a menos que gaste el dinero que no tiene, y pues para qué.
Así es esta realidad, este país, y no deja de dar tristeza.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

648. Viernes 17 de noviembre, 2017.

1. Después de muchos años, me he dado cuenta el día de hoy, que la semana solamente tiene cinco días. Es relevante porque era algo que habí...