sábado, 16 de mayo de 2015

La lectura y el trabajo y los preparativos.


Se me va el tiempo en pagos a proveedores (depósitos bancarios, pues) dormitar en las noches de calor y de ruido de los antros alrededor de la casa, es la zona centro. Se me va el tiempo en pensar en los pendientes que siento que tengo pero que no logro dilucidar. El tiempo se va también en ver el canal Investigation Discovery, el CNN en español, el TNT Series (increíble la serie Rizzoli and Isles). El tiempo pasa, se va, en lamentarme, arrepentirme, mentar madres y pensar ¿qué hubiera sido si...? y le pienso y le pienso.

Leyendo Soldados de Salamina de Javier Cercas, muchos nombres, la historia de un país que todavía, como yo, le piensa a algo que ya debe dejar atrás, pero será por aquello que dicen que el que no recuerda su historia...
Pénsandole en mi encargo de parte del abominable Instituto Nacional Electoral, "sorteado" como funcionario de casilla, y a poco, le pienso, que sí puede pasar lo de la lotería de Babilonia de Jorge Luis Borges. Entre nos, lo del sorteo es puro cuento, estoy seguro que hay algo más. Igual se están burlando de mí, como de los estudiantes de Ayotzinapa desaparecidos, a los que siguen buscando los capacitadores asistentes electorales del INE en sus casas. Y luego dicen que Kafka ya se nos fue, no, para nada. Ya me imagino.

-Señito, que le diga a su hijo, que se reporte, que nos llame por teléfono, salió sorteado de funcionario de casilla, tiene que cumplir con su obligación.
-Si fue el Estado. Además aquí en el rancho ni teléfono hay, joven.
-No hay lugar para negarnos, señora. Dígale a su hijo que tiene que cumplir.
-Fue el Estado. Me lo desaparecieron.
-Mire señora, la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales y la Constitución son muy claras: Las funciones electorales son obligatorias.
-Vivo  se lo llevaron...
-Le voy a dejar un recordatorio. Yo paso la semana quentra, y déjele recado a su hijo.

Total, que a mí no me salgan con que me van a reemplazar. Yo ya tomé mi curso de inducción, la capacitación de parte del CAE (un joven de nombre Lorenzo, muy inteligente y preparado eso sí) y no quiero sufrir otra burla más del INE.
Porque sí me consta que unos días antes de la jornada electoral, llegan dos funcionarios de la oficina del vocal secretario-ejecutivo del INE y te dicen "usted ha sido reemplazado pero agradecemos su compromiso con la democracia nacional".
¿Y luego con quién me reemplazan?
"Es que hubo otro sorteo" "Es que hubo un error" "Es que a nosotros nomás nos dicen que le avisemos" o alguna otra respuesta kafkiana. 
Mi obsesión con el gran autor no está de más. Ya se me pasará. Habrá algún distractor del Estado que la reemplazará.  Algún avionazo, la película de Verástegui, el arresto del lugarteniente o el jefe de plaza o el operador financiero, la frase célebre de algún candidato o candidata con nivel intelectual de conductor de Venga la Alegría. Algún distractor que reemplace mis obsesiones actuales, mis resentimientos y mis miedos. Tal vez Alice Munro, tal vez Jean Marie LeClezio, tal vez Hemingway  (¿todavía?).

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

593. Entradas. Sáb. 22 07 2017.

Veo en el periódico El Norte de Monterrey una nota donde el director del Metro, a propósito de una chica que filman colgada de uno de los v...