martes, 10 de marzo de 2015

Me dio pena.


Me da pena no poder asistir a ciertos eventos. Siento pena de mi situación. Mi desempleo, la falta de un tema de conversación.
Algún día los que están a mi alrededor lo entenderán y verán que no valen las malas interpretaciones. 

A favor de la ley de aguas nacionales.

Anoche se suspendió en la Cámara de Diputados, (mejor conocida como la cueva de Alí Babá, donde los papás le heredan las diputaciones a las hijas, ahí te hablan Manlio Fabio) la discusión sobre la nueva ley de aguas nacionales. Creo que la propuesta de David Korenfeld, por lo que poco que sé de ella, es buena. En principio porque se habla de una privatización o concesión de los servicios de agua potable a nivel municipal.
Hay ejemplos a nivel nacional del manejo del agua y drenaje por empresas privadas. No diré ciudades pero hay una muy cercana a Ciudad Valles.  
Este es un tema de sentido común, de administración. No de ideologías.
No podemos ser nacionalistas de izquierda cuando vemos que en la mayor parte del país los organismos operadores de agua a nivel municipal son fábricas de nuevos ricos.
Son muy nacionalistas y muy de izquierda, y eso sí, muy a favor del manejo patriótico por parte del Estado de los recursos, cuando un Director del Organismo Operador de Agua, tiene un sueldo de 100 mil pesos al mes.
Supe, por experiencia propia, de una chica que fue subdirectora comercial de un organismo operador de agua. Ella ganaba 60 mil pesos al mes.
Y lo que yo agrego, es que al sueldo de esa chica había que sumarle sobornos, pues hay condonación de adeudos, contratos arreglados, y negocios particulares en un organismo que se dice público.
No se vale.
Estoy seguro que si los organismos operadores de agua estuvieran en manos de empresarios privados, conscientes de que el dinero no es infinito, de que las cosas cuesta, de que hay costos y gastos de operación, no habría directores ni subdirectores con sueldos de estrella de Hollywood, pues Ciudad Valles ni ninguna otra están para esos gastos, cuando hay tanta necesidad.

No se vale decir que somos nacionalistas y defensores de nuestros recursos cuando los organismos operadores de agua y drenaje son una cueva de ladrones, barriles sin fondo, y un lastre para las finanzas de cualquier municipio de México. Por eso estoy a favor de la Ley de Aguas Nacionales que impulsa David Korenfeld.

Chingada madre, que coraje me dió. Mejor me voy al OXXO por una coca light y un lonchibón.
 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

648. Viernes 17 de noviembre, 2017.

1. Después de muchos años, me he dado cuenta el día de hoy, que la semana solamente tiene cinco días. Es relevante porque era algo que habí...