sábado, 21 de marzo de 2015

Arrepentido de estudiar en el Tec de Monterrey.


La señorita cajera de Bancomer me dijo tajante "el depósito es a nombre del Instituto Tecnológico..." Sí, respondí, a nombre del Instituto Tecnológico.
Omití responder a nombre del Tecnológico de Monterrey. Pero es que la ficha de depósito no alcanza en el espacio.
Y sí, sentí pena y me sentí acomplejado. Pero no pasó nada después. El depósito en Bancomer fue para comprar unas playeras con el logotipo del Tec de Monterrey. Pero las pagué y es lo que cuenta.
A veces me arrepiento de haber estudiado en esa escuela, tan cara, tan grande, tan inmensa, con una biblioteca tan maravillosa pero con muchos defectos, y con maestros tan maravillosos pero con tantos defectos como aquél egresado de Yale que nos decía "sí ya sé, que cuando los regañe ustedes me van a decir que nos los puedo regañar porque luego van a decir mi papá tiene mucho dinero". Y pensar que el tipo ése era egresado de la Universidad de Yale y tenía esos complejos.

Sí. A veces me arrepiento, por mi situación de desempleo, por mi falta de dinero, porque no tengo una empresa que me mande a dejar un expediente a Nueva York o Suiza o Vancouver, como es tan común entre los chavos y chavas que salen del TEC y publican sus artículos somníferos en la revista de egresados. Pero tal vez yo pueda inventar una historia así tipo literaria y hablar de cómo la empresa en que trabajo luego me manda a dejar una comprobación de gastos a París, Ottawa, New Jersey una ciudad rara de ésas. Igual y es puro invento para vender su revistita.

Lo que sí es el desempleo que no se aguanta. Tengo 60 postulaciones en Bolsa de Trabajo y van varias que han escrito "revisado y no seleccionado". Fatal.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

648. Viernes 17 de noviembre, 2017.

1. Después de muchos años, me he dado cuenta el día de hoy, que la semana solamente tiene cinco días. Es relevante porque era algo que habí...