sábado, 21 de marzo de 2015

Arrepentido de estudiar en el Tec de Monterrey.


La señorita cajera de Bancomer me dijo tajante "el depósito es a nombre del Instituto Tecnológico..." Sí, respondí, a nombre del Instituto Tecnológico.
Omití responder a nombre del Tecnológico de Monterrey. Pero es que la ficha de depósito no alcanza en el espacio.
Y sí, sentí pena y me sentí acomplejado. Pero no pasó nada después. El depósito en Bancomer fue para comprar unas playeras con el logotipo del Tec de Monterrey. Pero las pagué y es lo que cuenta.
A veces me arrepiento de haber estudiado en esa escuela, tan cara, tan grande, tan inmensa, con una biblioteca tan maravillosa pero con muchos defectos, y con maestros tan maravillosos pero con tantos defectos como aquél egresado de Yale que nos decía "sí ya sé, que cuando los regañe ustedes me van a decir que nos los puedo regañar porque luego van a decir mi papá tiene mucho dinero". Y pensar que el tipo ése era egresado de la Universidad de Yale y tenía esos complejos.

Sí. A veces me arrepiento, por mi situación de desempleo, por mi falta de dinero, porque no tengo una empresa que me mande a dejar un expediente a Nueva York o Suiza o Vancouver, como es tan común entre los chavos y chavas que salen del TEC y publican sus artículos somníferos en la revista de egresados. Pero tal vez yo pueda inventar una historia así tipo literaria y hablar de cómo la empresa en que trabajo luego me manda a dejar una comprobación de gastos a París, Ottawa, New Jersey una ciudad rara de ésas. Igual y es puro invento para vender su revistita.

Lo que sí es el desempleo que no se aguanta. Tengo 60 postulaciones en Bolsa de Trabajo y van varias que han escrito "revisado y no seleccionado". Fatal.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

595. Martes, 25, 07, 2017.

Todavía seguimos esperando la comunicación de Lalo Bendeck Cordero, quien se encuentra en algún lugar de Almería, España, colaborando en el...