jueves, 26 de febrero de 2015

No se desespere.

Frío en la ciudad. Mi ciudad Valles, donde me tocó vivir. La clase política corrupta hasta la médula, funcionarios del peor nivel, sean municipales o estatales, por los siglos de los siglos. Pero estamos mucho mejor que en Guerrero o Michoacán, muy lejos de Brownsville o Vancouver, que tanto se jactan de visitar nuestros políticos, y tan poco demuestran haber aprendido de la limpieza, el orden, el respeto a la ley, la honestidad, el temor de Dios.
Hace mucho frío. Eso sí, menos frío que el martes, que usé para pagarle a un proveedor, luego comprar chacharitas en Arteli, como galletas y atún. No tuve el valor para comprar sardinas, que tenía mucho tiempo que no veía.
Ya tengo un paquete de galletas menos. 
Pienso en el frío. Pienso en mi ciudad, en un proceso electoral manchado por la violencia, el dinero, y el poder inmenso de los gobernadores, pero el voto es libre y secreto, y prevalece, sí. Pienso en las calles destrozadas de mi ciudad, en la falta de trabajo, en las mafias que no te dejan ser consejero electoral, en las mafias que no te dejan presentar un plano arquitectónico en Obras Públicas, o en Catastro, porque "ya hay quien los hace y ese plano que trae no se lo puedo recibir".
También pienso en esa mafia que por sí misma es el gobierno de un estado, que está empeñada en cerrar cafeterías y bares, a la buena o a la mala, solamente porque sus opositores se sientan a platicar allí. Fernando Toranzo, un pobre ser lleno de odio y frustración, a pesar de tenerlo todo, hasta el poder más absoluto en el pedazo de tierra que no quiere, que se empeña en dejarlo peor que como lo recibió.

Pero aquí me tocó y aquí me quedo. No me digas "si no te gusta, vete de aquí". No me voy, porque aquí nací. De aquí soy.
Pienso en mi ciudad...

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

649. No puedo, sí puedo. 22 de 11 de 2017.

Tengo que ser fuerte y no puedo ser fuerte. Debo emprender un cambio en mi vida, que incluya la administración por calidad total: una vid...