sábado, 28 de febrero de 2015

Arma Mortal 2.


Sobreviví un sábado más al negocio. No hubo mucho tiempo para comer, pero el palmito (comida tradicional de la Huasteca Potosina) estuvo muy bueno. Años de no probar algo así. Tiene potencial para abrir un mercado vegetariano. 
Estoy viendo Arma Mortal 2. Y uno siempre recuerda la película que ya ha visto, y también creo que uno se recuerda cuando vio la película. En mi caso, la vi en casa. Rentada en formato VHS como todo un acontecimiento. Ya estaba en segundo año de secundaria, pero para entonces el filme ya había sido estrenado en Estados Unidos. La ficha de Teleguía indica a 1989 como año de producción. Luego me remonto a Arma Mortal. Un acontecimiento a nivel nacional. Todo mundo hablaba de ella, y de la gran revelación que era Mel Gibson, un australiano haciendo películas de acción. Creo que la gran competencia de Arma Mortal fue en su momento Lluvia Negra, con el maestro Michael Douglas y el cubano americano Andy García. Algún día sabré de los directores de ambos. Vi las dos películas el mismo año eso sí lo recuerdo: 1990. El inicio de una nueva década, de la esperanza, la modernización, las videocaseteras VHS, el libre comercio, el dólar barato, y un presidente que era considerado el mejor de todos los que había tenido México desde el general Lázaro Cárdenas. 
Seguiré pensando que las películas que ya vi me recuerdan las escenas, el final, los diálogos, y también me recuerdo a mí mismo, y eso creo que ayuda a una reflexión, y todas las reflexiones deben ser para tomar vuelo hacia adelante, aprender de nuestros errores, y a ver qué.

jueves, 26 de febrero de 2015

No se desespere.

Frío en la ciudad. Mi ciudad Valles, donde me tocó vivir. La clase política corrupta hasta la médula, funcionarios del peor nivel, sean municipales o estatales, por los siglos de los siglos. Pero estamos mucho mejor que en Guerrero o Michoacán, muy lejos de Brownsville o Vancouver, que tanto se jactan de visitar nuestros políticos, y tan poco demuestran haber aprendido de la limpieza, el orden, el respeto a la ley, la honestidad, el temor de Dios.
Hace mucho frío. Eso sí, menos frío que el martes, que usé para pagarle a un proveedor, luego comprar chacharitas en Arteli, como galletas y atún. No tuve el valor para comprar sardinas, que tenía mucho tiempo que no veía.
Ya tengo un paquete de galletas menos. 
Pienso en el frío. Pienso en mi ciudad, en un proceso electoral manchado por la violencia, el dinero, y el poder inmenso de los gobernadores, pero el voto es libre y secreto, y prevalece, sí. Pienso en las calles destrozadas de mi ciudad, en la falta de trabajo, en las mafias que no te dejan ser consejero electoral, en las mafias que no te dejan presentar un plano arquitectónico en Obras Públicas, o en Catastro, porque "ya hay quien los hace y ese plano que trae no se lo puedo recibir".
También pienso en esa mafia que por sí misma es el gobierno de un estado, que está empeñada en cerrar cafeterías y bares, a la buena o a la mala, solamente porque sus opositores se sientan a platicar allí. Fernando Toranzo, un pobre ser lleno de odio y frustración, a pesar de tenerlo todo, hasta el poder más absoluto en el pedazo de tierra que no quiere, que se empeña en dejarlo peor que como lo recibió.

Pero aquí me tocó y aquí me quedo. No me digas "si no te gusta, vete de aquí". No me voy, porque aquí nací. De aquí soy.
Pienso en mi ciudad...

lunes, 23 de febrero de 2015

¿Y ahora?


Ya dijo el economista del año (dónde comprarán esos premios yo quiero ser el arquitecto del año) que la economía mexicana muestra francos signos de aceleración. Como si no hubiera algo que se llame evidencia estadística, nos atenemos a los signos.
Paco me dio dos revelaciones cuando le llamé el sábado en la noche. Primero, que no puedo seguir con mi situación económica tal y como está. Segundo, que el cine italiano de los años de oro Fellini-Mastroainni es buenísimo, sublime pues.
Entonces, tengo que cancelar algunas tarjetas de crédito pero urgentemente. Luego cancelar una chequera donde no tengo ni para semana y media de gastos operativos pero que me cobra membresía. Luego, prepararme para una entrevista laboral, que ya viene, y ahora sí, estoy seguro que mi vida va a cambiar.

sábado, 21 de febrero de 2015

¿Se oye bien?



Roberto Campa Cifrián.  No pertenece a ningún partido político. Pero fue candidato a la Presidencia de la República por el PANAL. Luego formó parte del gobierno panista de Felipe Calderón. Actualmente es subsecretario de gobernación de un gobierno priista, el de Enrique Peña. En una horrible entrevista de sábado por la noche, Campa le dice al periodista de TV Azteca que su vida en los partidos políticos es asunto de su pasado profesional.

¿Qué tan malo o bueno es o no pertenecer a un partido político?
A veces se oye bien decir que no pertenecemos a un partido político, un sindicato o cualquier organización. 
En Roberto Campa, estoy convencido que no se oye bien, es más, no se cree, decir "no pertenezco a ningún partido".
¿Qué le costaba a Campa decir que actualmente pertenece al PRI, y es el partido al que le debe su empleo?
Hay cosas que a veces se oyen bien y se creen. Y las mismas palabras, en otra persona, ni se oyen bien ni tampoco se creen.
Es el país en que nos ha tocado vivir, el de la mentira, la hipocresía y la salida fácil. El país donde la gente más detestable es a la que mejor le va en la vida.

martes, 17 de febrero de 2015

Alternativas.


Me gana la desesperación. Espero un paquete con libros pero resulta que no tienen cobertura a mi código postal. Lo que me sorprende, pero hoy confío, mañana quién sabe.
Hablo de las alternativas a la vida de desempleo, escasez y desesperación. 
Le comento a Paco y él me sugiere abrir un changarro y colgar el título del TEC de Monterrey. Total, vendemos caguamas, cigarro suelto, quiniela, botanas RIC, y aunque Paco me contradice, productos coca cola, eso sí, con un porcentaje determinado de marcas sin azúcar, como el agua ciel, por aquello de la Responsabilidad Social Empresarial. Ponemos una tele en una mesita al lado de la hielera de caguamas, y nos sentamos a ver televisión. El Studio Universal está pasando "Fun Size" con Victoria Justice y promete enredos y sonrisas.
Igual los sábados en la tarde vemos el fútbol entre chiquillos que quieren papitas con salsa valentina, por el mismo precio,  y pues eso contradice los principios de la Teoría Económica.

Pues yo le dije a Paco que igual y nos vamos de paracaidistas a un macro terreno de Chimalhuacán. Igual y el querido líder social se parece a Kim Jong Un, así de guapo y buen mozo y con esos ojos de artista de la vida, que no de cine.
Igual y me dan un lotecito y ahí me la paso. Yo pongo un puesto de elotes. Tengo con limón, chile en polvo, crema lala, mayonesa jelmans.
Hay desgranado a diez el vasito.
Y en eso llega el personal del SAT y nos dice: ¿Usted ya entró al régimen de incorporación? Y yo le contesto tengo con limón, con chile en polvo, crema lala...
Chingada madre mejor me pongo a ver Fun Size. Está guapa la Victoria Justice. 

sábado, 14 de febrero de 2015

Uff, historias de la arquitectura contemporánea.


La escena. Llego a las 9.15 am a la tienda de mis padres. Veo una camioneta blanca, nuevecita. Un señor del lado del conductor, del lado del pasajero una señora. Abro el negocio, levanto la cortina metálica, muevo los botaderos metálicos, y entra el señor de la camioneta. Qué señor, mejor le decimos fulano, ya verán por qué.
"Oiga", me dice con mucha seguridad, luego de mirarme a los ojos. 
Cuando te miran a los ojos un sábado tan temprano en la mañana, hay que sospechar. 
Yo asiento gentilmente y me alejo un poco.
"Necesito que me informe qué requisitos me hacen falta para regularizar un terreno que acabo de comprar".
¡Ah la chingada! pienso y miro al cielo. ¿Desde cuándo me dedico a regularizar terrenos? ¿Acaso confunde una tienda de ropa económica, con una agencia gubernamental de "regularización" de terrenos?
Cual vocero de la Presidencia de la República. Lo que el señor quiso decir fue "Un Notario Público de la ciudad me mandó con usted, pues necesito un plano de subdivisión, para poder escriturar un terreno que acabo de comprar".
El plano de subdivisión se lleva a catastro municipal, donde le ponen un sello, y lo firma el director. Después le dan al contribuyente un oficio de autorización, y por último una cuenta predial. 
Con esto, el Notario le da su escritura, unos seis o siete meses después. Así de rápidos y trabajadores son los Notarios.
¿Qué requisitos necesita? Pues pensé rápido, e hice la lista. 
1. Copia de las escrituras del predio primordial. El predio primordial es aquél del cual se extrae, o se parte, o se subdivide, el terreno que está comprando el fulano en cuestión.
2. Localización del predio. Nombre de la calle, nombre de la colonia, entre qué calles está. Pero esto se suple en el punto 1.
3. Copia del recibo predial, para ver el número de cuenta predial primordial. Ese número de cuenta se debe anotar en el plano.
4. Nombre del vendedor. Se suple en el punto 1.
5. Nombre del comprador. El fulano que tengo enfrente.
6. Mis honorarios profesionales. En efectivo y por adelantado.

Pero el requisito que no se escribe aquí, es el más importante. El cual es tener buena actitud. Tan temprano en la mañana, en sábado, mirándome a los ojos, y usando palabras de un calibre tal como "quiero regularizar" en vez de "necesito un plano de la fracción que voy a comprar para tener mis escrituras".
Y para más complicación, quien tiene que dar el plano de subdivisión, pagarlo pues, es el vendedor. El vendedor tiene que cubrir este requisito. Tener planos del terreno primordial y de las fracciones que está vendiendo. Si no, ¿entonces cómo quiere vender? Llega alguien y me dice "quiero regularizar un terreno que acabo de comprar". ¡Dios mío!
Por eso, mande al fulano ése a la chingada.
No así, nada más le dije que no estaba trabajando de Arquitecto. Con gente así, pues no sacas ni un peso.
Triste pero así es.
Total, de todos modos tuve que estarme en la tienda.

viernes, 13 de febrero de 2015

Comience con un fin en mente.


No he leído el libro de Covey. Confesión aparte, a mi favor tengo que decir que ya casi, ya casi está la lectura de Peter Senge. Desde 2003 "La Quinta Disciplina" aguarda algún momento para ser leído. Aquellos años en que la ciudad era otra, ergo el país, el mundo. Hoy es 2015. El PRI regresó, los problemas ambientales no se resolvieron, la gasolina escasea, el dólar está a 15 pesos.
Y yo tengo que comenzar con un fin en mente.
Por lo pronto reparar el breve espacio que es a la vez oficina, a la vez sala de lectura, a la vez archivo de trabajos mal pagados y no pagados. Un hongo descomunal está botando la pintura, pero parece (parece) que está cediendo a fuerza de cloro, agua y aerosol lysol.
Luego unos libros que no han llegado, como si fueran el conjuro de tantas cosas mal hechas en mi vida, y le rezo a una fantasmal agencia de paquetería que ha reemplazado a la de siempre en mi librería de siempre (si no está roto para qué lo arreglamos).
Luego los dos CPU's que se echaron a perder en la noche triste de este año.
Luego buscar un ratón Lenovo, y un teclado de la misma marca.
Igual y luego, después, leer ahora sí a Covey, porque tengo una Maestría en Sistemas, quiera o no, y esas lecturas son obligadas. Pero primero leamos a Senge y después...

miércoles, 11 de febrero de 2015

Resulta que sí.


Hace algunos años, sobre la Avenida Juárez de la zona centro, estaba el Cine Río de Ciudad Valles. El edificio ha dado lugar a locales comerciales, pero permanece en su forma original, con las celosías, los muros de ladrillo en color ocre, las escalinatas, y la monumentalidad que nos lleva a los recuerdos.
Una vez leí en la marquesina encima de la entrada un título por demás extraño. "Cuentos prohibidos de colegialas". El desconcierto me ha perseguido una y otra vez a lo largo de unos treinta años. ¿Por qué estaban prohibidos si todo mundo podía verlos en un cine? ¿O lo estuvieron durante algún régimen dictatorial europeo, el franquismo acaso? 
¿O tendrán algún trasfondo tenebroso? 
Tal vez se trata de historias donde una chica que viste falda escocesa y chaleco rojo carmesí, acecha con un cuchillo cebollero a los vecinos de un pequeño pueblo cercano al colegio, cuando cae la noche.
Habrá algún episodio donde un grupo de alumnas en falda azul marino y playeras del mismo color de cuello polo, armadas con afilados colmillos, se enfrentan a un cazador setentero estilo Van Helsing. Yo quisiera que fueran El Santo y Blu Demon.
Igual viene a mi mente la película Veneno para las Hadas, del director Carlos Enrique Taboada.
Pues no. Resulta que es un filme alemán de tema para adultos. Un funcionario tiene que notificar a una chica que está recluida en un convento, que ha recibido una jugosa herencia. Pero las demás chicas que allí vivien tienen otros planes para el notificador, y en él recaerá la responsabilidad de encontrar a la heredera.
El género tendría su par en México en las películas de Alfonso Zayas, Rafael Inclán, Pedro Weber, y otros tantos maestros de la sátira y la parranda. 
La película es, entonces, una comedia subida de tono y nada más. 
Fin del misterio. En la vida hay ciertos "secretos prohibidos" que no deben ser revelados, pues francamente decepcionan.

sábado, 7 de febrero de 2015

Se va un sábado más.


Un malestar me recuerda que soy humano. Dolor de garganta, no poder hablar, alta temperatura. Tal vez una alergia, pienso, una infección, pero no me la creo. Ya me siento un poco mejor. El negocio, mal el día de hoy, ayer y antes de ayer. Pero aguantamos, recordando tantas cosas que tenemos que hacer, tanta gente que va a venir, el plotter y la computadora que todavía no arreglo.
Una señora de cabello rojizo, sin peinar,  vino a preguntar por un trabajo que aunque quiera, no puedo hacer. La desesperación me vence otra vez, pienso en el plotter que no tengo, en algún curso en la versión más reciente de autocad, en una cinta para medir terrenos, en una cinta metálica de diez metros. En las preguntas ¿cuánto me va a costar? ¿cuánto se va a tardar? o comentarios como nomás ando viendo luego vengo gracias. 
Entonces me acuerdo de Peter Senge, hoy no leí nada y tantas cosas que hacer, tantas preguntas, y tantos pendientes, y tanto cansancio que no me hace mas que sentir que hay que seguirle.

miércoles, 4 de febrero de 2015

A propósito.


Con mucho interés recibí la noticia del escritor y analista político Raphael De la Madrid, sobre la publicación de su nuevo libro "El Mirreynato". En entrevista con Carmen Aristegui, De la Madrid habla de los ingredientes del Mirreynato: corrupción, opacidad, impunidad. También tiene un lado de entretenimiento: el mirrey emblemático es el famoso Javi, de la película Nosotros Los Nobles, o expresiones tales como "este lugar parece de Mirrey", etcétera.

Entonces le comento a Paco, que puede haber un buen nicho de mercado entre los múltiples mirreyes que habitan en nuestro México, país que ostenta la denominación de origen.
De repente se pueden sacar al mercado unas playera de cuello polo, con un emblema en letras gigantes donde se lea MIRREY. Encima, del lado izquierdo del pecho, el logotipo estilizado del TEC, Anahuác, Ibero, Harvard, todos juntitos simbolizando la unión fraternal entre universidades. 
Total, ya lo dijo el reconocido escritor, los mirreyes van a la universidad, no a tener conocimientos, sino a tener conocidos. La mala ortografía como dijo Dickie, en la película "El talentoso señor Ripley" es un derecho que viene de tener una educación de primera, así lo plantea el mirrey gringo que fue a Princeton.

Pero luego los peligros están a la vista. ¿Qué tal si sacamos a la venta las playeras y se venden muy bien? Hasta ahí nada malo. Pero y qué tal si las compra un tipo de ésos estilo "El Cepillo" de Guerreros Unidos. Por eso, la campaña de mercadotecnia debe ser muy puntual. Un chico estilo One Direction, el ventilador aventando la brisa marina, sonrisa perfecta y a su lado una nena estilo la Camarada Jill (Paco sabe de quién hablo) y al pie del anuncio de televisión un letrero que dice "Moda sólo para...Mirrey".


lunes, 2 de febrero de 2015

No me la creo.


Todavía pensando en el medio tiempo del Superbowl. Jamás me imaginé que Katie Perry fuera capaz de un show así. Pasarán muchos años y la gente seguirá recordando al tigre mecánico, los fuegos artificiales, el cometa, y tantas canciones que volvieron larga la presentación.
El año 2013 todavía recuerdo que a mitad de medio tiempo, en Nueva Orléans, se fue la luz un largo rato, y que Beyoncé fue bastante convencional. El show de medio tiempo de 2014, en New Jersey, con Bruno Mars, no lo vi, pero adivino que no fue mejor. Pero ahora, en este evento hay mucha semiótica: Los Estados Unidos, con sus Travoltas, sus Markie Whalbergs, sus McCains, sus comerciales de Pepsi, son el primer país del mundo, y con ese show de Katie Perry, ya dejaron a todo el mundo atrás, muy atrás.

Ent. 614. Miércoles 20. Sep. 2017.

Yo. La tragedia de ayer en la Ciudad de México, Puebla, Morelos y otros lugares de la República, me ha dejado la lección de mi pequeñ...