viernes, 9 de enero de 2015

Algún día.


Algún día hay que ver "A love song for Bobby Long", que en México se exhibe en televisión como "Secretos del Pasado", con John Travolta y Scarlett Johansson. La película es del año lejano, pero para mí no tanto, 2004. Travolta interpreta a un ex profesor universitario, con un penoso pasado, que se va a vivir a Nueva Orleans con un joven y fiel asistente de enseñanza que busca el apoyo de su profesor en la escritura de una novela sobre la vida de éste.
Sin embargo Travolta, y su joven discípulo Lawson, interpretado por Gabriel Macht, se la pasan leyendo libros y bebiendo en una casa que aparentemente Travolta (Bobby Long) hereda de una de sus ex parejas, una cantante de Jazz de nombre Loraine, que ha fallecido recientemente.
Sin embargo, a la historia se suma Scarlett Johansson, hija de Loraine, que llega a habitar la casa que perteneció a su madre. Bobby Long y Lawson convencen a la chica, de nombre Purslane, que su madre le heredó la casa a los tres en partes iguales, aunque en realidad ella es la única heredera y Bobby y Lawson solamente tienen permiso para habitar en la vivienda un año.
En el ínter, se forma una familia un tanto peculiar, llena de tensión y conflicto.
La película se disfruta entre música country, jazz, cigarrillos, Nueva Orleans, mucho alcohol, y mucha, mucha buena literatura. Sin duda alguna le película nos hace pensar sobre la enorme riqueza literaria y cultural que tienen los Estados Unidos, sin contar sus excelentes universidades (por ahí presumen a la Auburn University).
 
Antes de que terminara la película, ya se sentía que el padre perdido de Purslane es Bobby Long, lo que no necesita ser revelado al final.
Excelente la escena en que Bobby baila jazz en un bar, al lado de Purslane. Bobby deja de ser Bobby y se convierte en John Travolta, como en Pulp Fiction y Saturday Night Fever. No podía estar mejor el Maestro Travolta.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

591. Afanes. Jue20 07 20 17.

A esta hora hace calor al sur de Monterrey. Lo digo porque salí hace rato a Plaza San Agustín, apenas a comer. Pero ya me voy a la casa. El...