lunes, 10 de noviembre de 2014

Me abruma.



Tengo muchas cosas pendientes. Primero recoger una CLABE interbancaria, que no sé bien que pueda ser, para un trámite administrativo.
Bueno fuera que sirviera para que me depositaran algo, aunque sea poquito. ¿Y qué tal si me vuelan lo poco que tengo en esa chequera?
Miedo.
Después resulta que tengo que ir a ver otro trámite de un pequeño predio que compré hace más de un año, y que la cuestión de querer ser consejero electoral del CEEPAC me impidió atender. Tanto estudio y trabajo que no sirvieron de nada.
Luego, pues lo último es comprar algo de mandado para tener que beber y comer en mi triste recámara. Me faltan papas, galletas, pan, atún...larga vida a la buena dieta. Eso sí, por agua de garrafón no paramos, aunque últimamente he notado que rinde tan poco uno de veinte litros.
Tristeza.
Y luego no queda tiempo para ejercer la profesión de Arquitecto. Todavía me rezumba en la cabeza la pregunta del mentecato y cabrón Arturo Sánchez Gutiérrez ¿por qué un arquitecto tan exitoso quiere ser consejero electoral? Si fuera exitoso no estuviera aquí, cabrón.
Rabia.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

648. Viernes 17 de noviembre, 2017.

1. Después de muchos años, me he dado cuenta el día de hoy, que la semana solamente tiene cinco días. Es relevante porque era algo que habí...